martes, 14 de junio de 2011

Cuéntame sentimentiras (I)

Todo lo que te ves por dentro lo has ido poniendo tú, las personas no son de ninguna manera por naturaleza. Eso es un error demasiado extendido: ampararse en una forma de ser biológica. Tú naces vacío y tus circunstancias personales y tu modo de afrontarlas son las que rellenan tu interior.

Si has ido eligiendo quejarte de las cosas y no afrontarlas, si has decidido que era mejor llorar y lamentarse en vez de plantarle cara al dolor y atajarlo... habrás llenado tu interior de miedos e inseguridades.

Las personas, ya lo sabes, somos artífices de nosotras mismas. Estamos en continua construcción y deconstrucción. Haciéndonos y deshaciéndonos. Que no importa cómo nazcas, porque lo haces vacío y desnudo.

Lo realmente importante es cómo de lleno decidas morirte.

22 comentarios:

trapecista dijo...

cargar con la exclusiva responsabilidad de nuestros actos tampoco es justo. Ni lo uno ni lo otro.

Sentimentiras dijo...

Bueeeeno... si son "nuestros" con ese posesivo apuntándonos directamente a nosotros pues entonces sí somos responsables de ellos ¿no? Una cosa son los factores externos que nada puedes hacer por evitarlos, y otra cosa es (de lo que yo hablo aquí) de la manera de ser de las personas.

Simplemente me cansé de oír/decir ese típico escudo de "no, es que yo... yo soy así". Y eso no me parece correcto, uno no es así por ciencia infusa, por gracia del Espíritu Santo, uno es como es porque así lo quiere.


Hoy he tenido un día muy chachi piruli, lectores. Mirad bien, que esto es un alegato por la lucha interna de cada cual.


:)))))

Lou dijo...

hay una base..la genética y demás..y cierto que llenamos nosotros, pero tambien hay una inclinación a elegir ciertas cosas y no otas...somos diferentes por algo.


cuando me muera, seguro estaré vacia, con la mala memoria que tengo, no retengo.


un beso princesa

Sentimentiras dijo...

Nuestra genética puede (o no, eso no lo puedo afirmar) hacer que nos inclinemos por unas cosas u otras, pero siempre habrá un abanico de oportunidades y AHÍ es donde entras tú y donde entramos todos.

Elegir. Esto o lo otro o lo de más allá. Depende de uno. Incluso dentro de la incapacidad de elegir hay una mínima elección que corre por nuestra cuenta.


Muchísimas gracias, Lou, guapa!

Lou dijo...

Me molan tus gafas naranjas, me acabo de comprar unas muy parecidas en zara seccion hombre...que ganas de estrenarlas...me salió contartelo, ala! de alar

vera eikon dijo...

Yo aquí siempre he sido de Sartre, "la existencia precede a la esencia", y lo demás son excusas. La genética son condicionamientos(como pueden ser la cultura, el contexto social en el que ha nacido, etc), pero de ti depende permitir que eso sean tus limitaciones. Tratar de buscar una apertura al mundo para poder elegirte en mayor grado. Así que pienso como tú, Rocío. Las personas no nacen, se hacen.
Y la última frase es soberbia. ¿La compartes?
Besos, niña sabia

Sentimentiras dijo...

Lou, las gafas son de Twiggy!! jajaja. Besitos.


Yuhuuuu Vera! Estás conmigo :P
Todas esas cosas son importantes, pero no decisivas. Lo decisivo -creo- es siempre uno mismo.

Me he tirado casi toda mi vida echándole la culpa a todo lo "exterior" y ahora que soy capaz de ver que es uno y sólo uno el artíficie de sí mismo y de su futuro... pues la verdad es que no lo voy a cambiar, sin que suene arrogante.

Un beso enorme, Vera. Comparto lo que tú quieras :)

Anouk A. dijo...

Yo sobre todo me alegro de leer textos como éste porque también me cansa la facilidad con que la gente se ampara en eso de "yo soy así" para justificar todos sus defectos, y vivir en la desidia más feliz.
Joder, ser feliz no es un chaparrón que te cae encima, es un estado que se alcanza con esfuerzo emocional. "Yo soy así" es una opción muy fácil, a menudo.

Un beso y gracias por compartir tus momentos lúcidos ;)

emmagunst dijo...

algo así como el dicho: cada cual es artífice de su propia suerte...
...o arquitecto de su propio destino?


Ya lo creo, pero el "despertar" no es consciente en todos.

Un beso

Kramen dijo...

Midiendo 1.91... espero morirme al menos lleno hasta la mitad... un poco por encima del ombligo me vendría bien jejeje.

Pero si... todo el mundo nace siendo un pequeño recipiente... yo creo que lo hice siendo un botijo jejeje

Javier H dijo...

Mejor pensar así. Es más práctico.

Soltando Letras dijo...

Ciertas responsabilidades, sobre todo las que atañen a dos, son eso mismo, responsabilidades compartidas.

MARIAN dijo...

siempre somos nosotro los que tenemos la ultima palabra en las decisiones que tomamos.
un saludo
Marian

Ámbar dijo...

Somos muy cómodos :(

Angels Eyr Ktor dijo...

Me mola la última frase!

No estoy de acuerdo contigo; realmente la genética juega un papel importante y no siempre podemos elegir. Sé que esto puede parecer muy catastrófico, pero a veces la gente aunque tenga posibilidades/capacidades/loquesea, NO PUEDE VERLAS. Y ese no poder no suele ser una opción.
Aunque es totalmente cierto (ciertísimo) que muchas veces sabemos que deberíamos hacer algo, movernos, y no lo hacemos escudándonos en el "las circuntancias me han hecho así, pobre de mí, qué le voy a hacer" o "Nací así, ayyy". Y eso es un lastre muy inútil. Porque está claro que aunque realmente hubieras nacido hecho un depresivo total, podrías cambiar (aunque reitero la imposibilidad en muchos casos xD).

En fin, un besito grande.

Angels Eyr Ktor dijo...

Oh, acabo de releer mi comentario, me he comido algo. ¿Por qué no se pueden editar los comentarios?
Bueno, última frase: reitero la imposibilidad de VERLO en muchos casos.
Ale, ya está XD

Anastasia Kontratevidi dijo...

Me ha encantado. Te he tenido tan abandonada que ni había visto el cambio de fondo y ESTO. Culpable, culpable.
Creo que tienes razón, nos hacemos por nuestra cuenta. Pero también he de decírte que algo tenemos de fábrica, otra cosa es que ese algo siempre acabe tan modificado por nosotros mismos que al final ya no importa.
Somos contradictorios siempre, podemos quejarnos de las cosas y afrontarlas, no quejarnos pero dejarlas pasar y a veces hasta lloramos y nos lamentamos justo para plantarle la cara al dolor.
Creo que da absolutamente lo mismo qué traemos y qué creamos. Estamos aquí, eso es lo (único) que cuenta aunque jamás nos tiene que dar por contar.

Anastasia y SUS formas de llamar la atención de madrugada.:)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Cometa errante dijo...

después de llevarme un buen rato pensando sobre el texto, la conclusión más sensata a la que he llegado es que espero morir más delgada ;)......me encanta leerte, ya lo sabes.

un beso,
P. Moore

Isabel dijo...

Totalmente de acuero, aunque a veces nos amparamos en el destino o en cosas que creemos innatas, la realidad es que nos moldeamos a cada instante.
Creo que lo has descrito muy bien.
Un besito linda
Isabelnotebook

Chimista dijo...

Es asombrosa la facilidad con que explicas toda una filosofía de la vida. Con la, por cierto, estoy muy de acuerdo. Otro asunto es la dificultad para conseguirlo. Pero, si la vida no es lucha, ¿qué es? Me ha recordado estos versos de una canción: And in the end the love you take is equal to de love you make. Será cuestión de sumar y restar para hacernos mejores. Un saludo.

Lissa Ovalles dijo...

¡Me encanta tu blogg! Lástima que lo conocí años después. Por cierto, ¿Tu has escrito este texto? (Sentimentiras I)