sábado, 5 de mayo de 2012

No pido nada, solo equivocarnos.



Las sombras que tú creas no tienen derecho a la noche.

Paul Éluard


Ilustración de Federico Hurtado



Empezar o terminar
son también lo mismo
pero con diferentes nombres.


Rocío.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué clase de poesía es aquella que no salva naciones o pueblos?

Su poema, en la inteligencia de ese trazo sutil, ha salvado mi pequeña patria esta mañana bonaerense, una vez más, querida, en esta soledad donde comienzo y acabo cada día, mi estimada poeta española.

Ha sido su hallazgo una fortuna legendaria con que habré de saber a hacer buena memoria, en estos tiempos muertos con que la vida nos castiga.

Siempre suyo,

A.

Noelia Palma dijo...

ufa nenaaaaaaa

Javier dijo...

¿ un círculo vicioso? Casi mejor empezar.

Saludos

EMMAGUNST dijo...

...y si me encuentro en el medio?...

EleanorSmith dijo...

Claro que sí.

Raquel F. dijo...

¿Y el tiempo?¿Tiene derecho a la noche?

Carles Querol dijo...

Subir y bajar también era lo mismo, según Auster.
lo mismo leerte hacia abajo que hacia arriba.