domingo, 29 de abril de 2012

¿Qué pasado nos separa?


Y el mar, el mar al fondo, con sus lentas espinas,
restos de cuerpos bellos, que las playas devuelven.

Vicente Aleixandre


Fotografía Anna Llamas


Sabes que no me gusta el mar, lo sabes perfectamente. No es porque no sepa nadar, no, no es nada de eso. Es porque siempre me pareció cruel. El sistema de mareas: bajamar, pleamar. Las olas, la espuma. Hay algo de cruel en todo ese ciclo, en toda esa repetición.

El mar siempre devuelve a la orilla cachivaches desagradables que la gente ya no quiere: un sillín oxidado de bicicleta vieja, tetabricks de leche desnatada, zapatos sin cordones, neumáticos, plásticos, radios inservibles. O esos cadáveres que se perdieron mar adentro y que vuelven semanas más tarde, hinchados y picoteados por las gaviotas, cuando ya nadie los echa de menos porque hasta a la pérdida se acostumbra uno.

Por eso no me gusta el mar, porque es igual que la memoria. Termina escupiéndote a la cara todo aquello de lo que quisiste deshacerte un día.


Rocío.

9 comentarios:

Cometa errante dijo...

nunca me había ahogado en el mar, nunca tanto como ahora después de leer esto.

Brillante.

EleanorSmith dijo...

A mí el mar me encanta.
Sin embargo, sí: reconozco que es muy cruel. A veces demasiado.

el bocón dijo...

para no gustarte el mar lo conoces a la perfección.
me ha gustado.
un abrazo.

:Isza: dijo...

me gusto mucho!

Creo que nunca te lo dije pero tu blog es uno de mis favoritos, cada vez que entro a leer tus cosas, ya sea lo que escribes o lo que subes de otros poetas termino con el corazon en la garganta...

Saludos!

M.Samsa dijo...

me he levantado con ganas de llorar porque entre sueños el "mar" me escupió un recuerdo y aparece este texto...

Layla dijo...

pero también se lleva los que no queremos

Julio Santamaría dijo...

¡Qué duro es tu mar!, a pesar de que creo en otros mares posibles, este también me gusta (o no me gusta, pero me toca)

Un abrazo

Sash dijo...

Muy inteligente y cierta la comparación. Sin embargo, yo amo el mar sobre mi cabeza :)

Manuel Marcos dijo...

Muy buenos textos aquí. Conmovedores.
Salud