domingo, 8 de abril de 2012

Anábasis.


Mero ahorro, Señor, hubiera sido
hacernos todo
desmemoria
y sexo.

José Miguel Ullán





Emprender el viaje de la desmemoria
supone una serie de
pequeñas renuncias diarias:

la piel:
el contacto,
la caricia:
el temblor,
las lágrimas:
el hallazgo.
 
 
Rocío

8 comentarios:

Mario dijo...

Me gusta lo del ahorro... lo que viene después, juro que me gusta mucho más.

Un saludo, aún dominical.

Mario

Juan Antonio dijo...

No es por nada, pero me gusta más esta Anábasis que la de Jenofonte. En vez de tanto parasanga, contacto, fluidos amorosos (digámoslo así por economía de medios) y otras cosas hermosas.

Besos.

Ina dijo...

Ahorrarse uno mismo es interesante. A veces creo que me derramo sin pensar y luego me arrepiento.
Un saludo.

Ana Barrera dijo...

Qué bonita suena la desmemoria en Ullán y en ti.

Ana Barrera dijo...

Qué bonita suena la desmemoria en Ullán y en ti.

Anónimo dijo...

http://sentiverdades.blogspot.com.es/2012/04/llevo-besandote-toda-la-vida-lo-que.html

el bocón dijo...

Maldita bombilla encendida, como la odio.
Un abrazo desmemoriado.

Libeasler K. dijo...

Bellas líneas
Sería mucho más fácil todo,
si tuviéramos desmemoria en vez de la otra que solo nos acerca y aleja de lo que somos.
Un placer leerte
Saludos