lunes, 7 de mayo de 2012

Informe I.


Mi corazón es una casa roja con escamas de vidrio.

Carlos Marzal







Sentimos comunicarle que algo se ha roto.
Desde la central de su cerebro,
conexión neuronal nº 483,
queríamos informarle del suceso.
Que vaya usted con sumo cuidado a la compra,
que no se mueva demasiado durante la noche,
que no sonría con grandes aspavientos tampoco.
Le rogamos que a la mayor brevedad posible,
transfiera la información necesaria
para arreglar el desaguisado.
Debe mandar un breve estímulo a su órgano central
(no, el corazón no)
y nosotros nos encargaremos de viajar
hacia el lugar del accidente.
Rogamos aplique el protocolo a seguir:
no saltarse ninguno de los anteriores pasos
confiar en la labor realizada desde los núcleos cerebrales
no esperar que la memoria te perdone.


Rocío.

11 comentarios:

Rocío dijo...

Gracias por tu aporte, anónimo.

Pero no suelo hacer caso a gente con más de 20 años y que canta la canción de Érase una vez el cuerpo humano.

Mareva dijo...

Genial!!
Leerte siempre es descubrir la anchura de las palabras.

Un abrazo.

masletrasarte dijo...

muy ingenioso,
saludos

EleanorSmith dijo...

Además tus fotografías Rocío.
Qué hermosas son *

Anónimo dijo...

he visto tu pagina de fotos y tengo q decir q gordi o no gordi estas buena q te cagas y encima escribes bien...............¿te casas conmigo?

Ernesto Laguna dijo...

"El amor es algo demasiado maravilloso para que uno pueda andar preocupándose por el destino de dos personas que no hicieron más que tenerlo", dice Onetti.
Con las letras pasa lo mismo: no tienen rostro, es mejor que no lo tengan. Total, que el ser humano por el que pasan se dé importancia, sólo sirve para que empiecen a revolotear los efectos colaterales.

dulce susurro de cuchillas dijo...

Se necesitan partes del cerebro para posible mutación...
muy original

bsos

Versosoy dijo...

siempre inmensa. un placer leerte siempre

Lexy dijo...

Rara es la vez que la memoria perdona, de hecho no creo que pase nunca.
Me ha encantado! Ha sido genial :)

elmuseoinfinito dijo...

¿ La memoria se aloja en el cerebro?

Buen poema. Un saludo

ana dijo...

Yo vi hace poco a carlos marzal en un recital de poesía aquí en Valencia :)