domingo, 15 de enero de 2012

Re-cordis.

. 
Me da pena pensar que algún día querré 
ver de nuevo este espacio, tornar a este instante.
Me da pena soñarme rompiendo mis alas
contra muros que se alzan e impiden que pueda volver a encontrarme.
 
José Hierro.
 
 
 
La imagen del patio encalado, lleno de macetas y rosales. La imagen de los bancos de piedra que lo rodean. La imagen de mí misma con 8 años, sentada en uno de esos bancos de piedra, el más pequeño. Moviendo las piernas desnudas, llenas de verano y heridas de juego. Y mi abuelo entrando por el portal con alcohol, mercromina y algodón. 
 
La imagen del patio encalado, lleno de macetas y rosales vuelve una y otra vez. ¿Estaré viviéndola de continuo en alguna otra parte? ¿He salido de aquel patio alguna vez? Creo que no. Nunca he tenido más de 8 años. Abuelo, escuece. Y los recuerdos también.



Rocío.

15 comentarios:

Noelia Palma dijo...

Rocío te pasás de buena, qué querés que te diga!!

Sara dijo...

Cuánta sensibilidad en estos textos.
José Hierro que es palabra y era imagen. El amor por los abuelos, los recuerdos...
Cuando la palabra conmueve y la imagen envuelve...

AmanecerNocturno dijo...

Los recuerdos muchas veces queman más que escuecen.

libeasler dijo...

Conmovedor, hermosas líneas.
Cuando las heridas no cierran es porque llevan un recuerdo incrustado.
Saludos

Tomás Rivero dijo...

Un beso, algodón y mercromina para ese escozor.

Buen texto.

EMMAGUNST dijo...

Volvió la Rocío que conocí! La que me hace sentir todo! cada palabra, cada duda. Y te digo: vos saliste del patio, sólo que el patio está dentro tuyo.

ABRAZO

:Isza: dijo...

Rocio: que poema mas lindo... me trae recuerdos, olores y sensaciones de mi infancia.
Creo que todos tenemos esos recuerdos que van mas alla de la mente y que se repiten una y otra vez y muchas veces no sabemos como expresarlos, tu lo hasecho perfectamente.

Saludos!

Velero dijo...

Y nos empeñamos en guardarlos en cajitas de nácar.

Saludos.

Juan Antonio dijo...

Rocío... cosa más bonita jopetas.

Eleanor Smith # dijo...

¿Y para qué crecer?

Un beso o 2 #

Tu sitio es tan bello!

Leonel Licea dijo...

Así me puedes!!!
Bravo.

Charcos dijo...

que bonito Rocío, que curioso hace tiempo escribí también algo de mis ocho años, se llamaba Roberto y lo terminé diciendo algo así como que desde entonces sé que con ocho las heridas también duelen.

me encantan cuando las letras hacen intersecciones y leerte como siempre un placer (esta vez algo mágico)

besicossssssssss estrujaos

Rocío dijo...

¡Muchas gracias a todos!

La verdad es que Proust llevaba razón con aquello de las magdalenas! Y cualquier cosita te trae a la memoria tus veranos a los 8 años. O a los 6 o 7 o 10.

Realmente lo que importa es el recuerdo de algo. Y a veces creo que mi infancia se concentra en ese patio encalado con mi abuelo.


Besos para todos.

Isabel dijo...

¡No se puede decir tanto en dos párrafos!Me has trasmitido toda la nostalgia de ese recuerdo y esa herida.
Besitos linda
Isabelnotebook

P. dijo...

Vaya, realmente, me sentí rozado por estas palabras.