jueves, 5 de enero de 2012

No hay orden intacto.

  
Cajas que guardan silencio de cangrejos devorados.
 Federico García Lorca




Acaba de mudarse y se ha sentado a oscuras en el suelo del salón. Las cajas sin abrir le rodean. Fuma. Está sola. Pero se nota que le gusta esa nueva sensación. Quizá le parezca limpia o reconfortante. Se siente segura, cómoda, en este desfile de cartón y pertenencias que laten cerca. Como si ella tuviera al fin el mando. Es por eso que, con total seguridad, no abrirá nada y pensará que tiene la ocasión de ir sacando poco a poco, a su antojo, solo las cosas que le hacen falta. Como si no tuviera prisa por ordenar su contenido. Como si pudiera empezar de nuevo. Como si la vida le estuviera concediendo una nueva oportunidad de desembalarla.



Rocío.

13 comentarios:

Noelia Palma dijo...

como si pudiera... Rocío, pero, se puede? quiero decir, ella puede?
cuál de nosotras es ella?

Rocío dijo...

Claro que se puede. Siempre se puede empezar de nuevo. Mientras haya vida y haya palabras, se puede.

No sé quién es ella. Quizá yo que la escribo. O ella me escribe a mí.
No sé, todos somos todos en la renuncia.

:)

marceji dijo...

pues yo también soy ella...

El Joven llamado Cuervo dijo...

No hay ningún apuro, ya no...

Julio Santamaría dijo...

Siempre se puede empezar de nuevo, A veces es más fácil,otras más díficil, pero de nuevos comienzos, de cajas sin y por abrir, el mundo esta lleno.

Abrazo

EMMAGUNST dijo...

Si, se puede, hay que tener el valor de volver a comenzar.

Un abrazo

Jaime McLeod dijo...

La cita, la cita es la clave. Feliz año, de paso.

Eleanor Smith # dijo...

Yo siempre digo que me fascina el "orden de mi desorden". Es lo más.
Siempre se puede reiniciar. Yo lo sé.

;)

Un beso o 2 #

aliona dijo...

Hola Rocío,me gusto mucho tu blog.Me encanta de tu entrada,la manera de como describes las cosas,las sensaciones.,muy bonito,
saludos de aliona

Raúl Campos dijo...

He hecho tantas mudanzas en mi vida que he terminado por odiarlas. Por suerte ahora tengo un techo, si el banco no lo impide. Todos somos desahuciados en algún que otro aspecto. Pero están los puentes, y se puede vivir debajo.

AmanecerNocturno dijo...

Es una nueva oportunidad de ordenarte por fuera y por dentro, de crearte de nuevo. Bonita metáfora.

jojoaquin dijo...

me gusta cómo transmites la transición. Qué versazos se sacaba Lorca cuando se ponía en ello. Besos

Alba dijo...

Buah, me encanta esa sensación de lo nuevo, lo vacío por llenar, lo empaquetado por desempaquetar, lo no vivido por vivir...