sábado, 28 de enero de 2012

1.


(Imaginad las clavículas más bonitas del mundo aquí.)



Y él le dijo:
hágase en mí según tu palabra.


Y en su cuerpo se hizo
la idea
la palabra
y el arrepentimiento.



Debería estar leyendo artículos sobre el lenguaje y las nuevas formas de literatura en la actualidad. También debería estar viendo una película y tomando notas. Pero he pasado 35 minutos bajo el agua. Quería que algo suave me acariciara, que lo hostil quedara en la toalla. He escrito 3 poemas, he cantado muy fuerte 2 canciones tristes y te he odiado durante 5 segundos: el tiempo justo para saber que fuera de tus clavículas el mundo es irrespirable.


Rocío.

6 comentarios:

Amanecer Nocturno dijo...

La adicción del refugio desde el punto de vista del refugiado.

Un beso.

O'Flahertie dijo...

El odiar. Cuando se trata de refugiarse en él, sabiendo que no lo podéis hacer.

Me gustó.

Eleanor Smith # dijo...

Deberíamos tantas cosas, pero hacemos siempre lo opuesto.

Qué hermoso, pero qué hermoso Rocío es leerte ;)

Un beso o 2 #

Ina dijo...

Como dicen por aquí, adicción pura y dura. Un saludo.

Juan Antonio dijo...

Y encima hace frío.

costa sin mar dijo...

me gusta montòn tu blog