sábado, 3 de diciembre de 2011

Nos tiemblan demasiado las manos.



La gente tiene cuchillos en las manos,
habitaciones a oscuras,
sangre en las paredes,
jóvenes amantes,
asesinos familiares.
La gente tiene cuchillos en las manos
y juega a acariciarse.

David Eloy Rodríguez


Película Las vírgenes suicidas, Sofía Coppola, 1999.


La gente también,
a veces,
tiene hambre
y devora a sus hijos.

La gente también,
 a veces,
sólo a veces,
tiene amor
y muere.

Rocío

20 comentarios:

Volianihil dijo...

Brillante (quería utilizar otra palabra pero me ha salido esa).

Anya K. dijo...

Gracias Rocío! Tu poema me hace sentir comprendida y acompañada. Creo que ambas sabemos que es muy difícil de aceptar para la mayor parte de la gente la necesidad de ciertos individuos de bajar el telón, pese a contar incluso con el amor infinito de alguna otra persona. En fin, este me parece un tema complicado... Tendré que ver la peli con urgencia!
Gracias de nuevo y besos!

La Maga dijo...

Que linda pelicula la de Coppola!
Que andes lindo, un beso!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Mirá vos, con cuchillos o sin ellos, acá, en este país, los padres siguen siendo caníbales.

sonia·marpez dijo...

hay quien llega a morir más de 7 veces.

Juan Antonio dijo...

A veces sucede. Creo.

Charcos dijo...

me hiciste temblar

mucho

Laiseca Estévez dijo...

y no lo tiene... y también muere... una y mil veces y las qué haga falta...

Carlos Rodríguez Arias dijo...

Me matas con tu genialidad
Un beso

libeasler dijo...

Excelente
Saludos cordiales

Eleanor Smith # dijo...

Hermosa forma de morir.
Hermosa tú Rocío ~

Un beso o 2 #

Bigmouth dijo...

Poesía pura y contundente.
Muy bueno.

AmanecerNocturno dijo...

Morirse de amor, una de las cosas más tristes de la vida (si no la que más).
Por cierto, ¿el último poema está escrito por ti? Porque me ha encantado. Me pasaré más a menudo por aquí.
Un saludo.

Rocío dijo...

Muchas gracias a todos :)

Sí, amanecer, es mío. Todos los que veas firmados con Rocío, Sentimentiras o Anhedonia son míos. Es que me da por cambiarme el nombre.

Almudena Vega dijo...

silenciosa como un cuchillo, sí.

Juan Antonio dijo...

Surreal. Y real, por tanto.

Me gusta, Rocío.

Horacio Holiveira dijo...

Yo qué sé. Qué te voy a decir. Que perfecto...

Diego dijo...

morir amando... qué felicidad

Natalia dijo...

Solo a veces tenemos a amor, pero entonces... entonces, merece la pena (:

Anouk A. dijo...

Linda película, esa pequeña burbuja de amor y muerte en torno a las hermanas todas tan rubias. Muy bien elegida la imagen para tu poema. Me ha gustado mucho, es breve pero perfecto para dar en el clavo: hambre, amor y muerte. Es tanto así.
Besos, Rocío :)