viernes, 18 de octubre de 2013

D.


Los he apresado acaso con demasiada facilidad. He sometido a sus fantasmas a reglas de excepción sin saber que debía reconocerlos a todos en ti. Que siempre desapareces para de nuevo aparecer. 


Paul Éluard



Lo peor del silencio
es todo ese rumor de dentro.

Las puertas cerradas,
las bocas mudas,
el blanco y negro,
la garganta llena
de ropa sucia.

Ese ruido insoportable
que hacen todas las casas
que no habitas.



R.

6 comentarios:

David Mariné dijo...

Y los relojes, los malditos relojes que gritan la hora del vencido.
un placer leerte, como siempre.

Paula Cooper dijo...

muy lindo :)

Pez en un Carrousel dijo...

Precioso.
Eres fantástica :)
Y el sonido del tiempo, de la vida, que continúa sin esa persona.

Besitos.

Claudia Tubilla dijo...

PRECIOSO, de verdad. Las palabras justas e indicadas

Erev dijo...

La verdad es que ya iba necesitando volver a leerte

Mon H dijo...

Casas y camas vacías son siempre el sonido más ensordecedor.