viernes, 3 de mayo de 2013

Cíclico.


 
Boca que durmió en mi boca,
ojo que vigiló mi ojo.
 
Ingeborg Bachmann
 

Manuel de minéralogie by Alfred Des Cloizeaux



Todo lo que hemos perdido en algún sitio
terminamos encontrándolo
en otro lugar bajo otro nombre.


No hay más memoria
que la repetición.


Rocío.

14 comentarios:

Carles Querol dijo...

o cómo no acabar de despojarnos de aquello que hemos perdido.

Nefer Munguia dijo...

Ese dibujo se ve impresionantemente genial

*3*

Saludos y cuídate ^^!

:Isza: dijo...

Hermoso

María Paz Otero dijo...

http://donotthinkstraight.blogspot.com.es

klee dijo...

reconocer la perdida
reconocer el encuentro
reconocer el nombre nuevo

sugerente,
un saludo

Lasinverso dijo...

nunca había pensado en la memoria como un círculo que se repite, se pierde, se renueva y vuelve con nombres nuevos.
Siempre encantada de leerte, aunque la mayoría de las veces no diga nada...
abrazos con pico y alas

Miguel Sánchez Juaneda dijo...

Me ha gustado mucho leerte. Me quedaré por aquí para seguir lo que vayas publicando.
Un abrazo

Tio Antonio dijo...

Muy original ;)

Saludos.

Srta. Espectral (algunas veces Rosa de Lima, otras, Uma) dijo...

me gustó mucho el escrito, la vida es cíclica...

RECOMENZAR dijo...

Es tan cierto lo que dices
me encanta tu blog

Bold Dreamer dijo...

Amén.
Me ha encantado.
http://perdiendolasensatez.blogspot.com.es/

Mario dijo...

Lo de que no hay más memoria que la repetición me parece memorable...

Lo demás, claro, acompaña.

Un saludo

Mario

Amanda dijo...

Supongo que el secreto entonces está en dejar que se vayan perdiendo y olvidando muchas cosas... para dejar que resuciten y se renueven con el reencuentro.
Odioso! pero real...
Un saludo.

Claudia Tubilla dijo...

Increible verdad