domingo, 7 de octubre de 2012

Cualquier tierra muda.




Morir, sí, aquí, donde todo es nieve o silencio.

Leopoldo María Panero
 
 
 
 
 
 
Hay algo de muerte en la felicidad. En cada pequeño instante feliz hay algo de definitivo, de último. De terminar un viaje, de acabar un camino, de encontrar lo que se buscaba. De abrir una puerta, de que entre la luz y nos ciegue, de atravesarla. De decir adiós en cada sonrisa, en cada amor.
 
 
Rocío.

5 comentarios:

Westphalen dijo...

Hay algo extraño en las pequeñas porciones de luz que dejan pasar algunas ventanas y que salpican las cosas.

En Granada, casi me vuelvo loca haciendo fotografías a las luces de los ventanales.


Ya ves tú.

Noelia Palma dijo...

ay Rocío!

Victoria Mera dijo...

Rocío, (ya ves qué confianza), tienes algo mágico en tus manos que hace que me encante leerte :)

Felipe dijo...

Es muy agradable leerte..

La felicidad también es un síntoma que nos dice que no todo está muerto.

nahue dijo...

Eso que muere es el dolor, lo que muere cuando llegas a lo que buscas, es el miedo. Muere el sufrimiento, vive la libertad.